Google premió con más de US$ 1 millón a tres ideas argentinas

Estos son los tres proyectos argentinos ganadores:

Ecoladrillos cordobeses
Fundación​ ​Ecoinclusión tiene el apoyo técnico-científico del Conicet y de la Secretaría de Vivienda y Hábitat de la Nación para construir viviendas con ladrillos ecológicos fabricados a partir de plástico PET.

El proyecto, que ya se implementó en Alta Gracia, Córdoba, se propone hacer 4.120.000 ecoladrillos por mes --50 millones por año-- para más de 830.000 metros cuadrados de viviendas sustentables. De ese modo, a través de construcciones ecológicas de 30 metros cuadrados, se verían beneficiadas por año 27.500 familias de bajos recursos y se reciclarían 8.240.000 botellas plásticas por mes --50.000 toneladas de plástico PET por año--, el equivalente al 28 % que actualmente se tira en la Argentina.

Al rescate de la comida
Nilus es una plataforma de crowdsourcing --así se conoce a la colaboración masiva en Internet para resolver un problema-- geolocalizada que ubica choferes en zonas donde hay donantes de comida para llevarla al banco de alimentos o comedores comunitarios cercanos a cambio de un pago mínimo.

Así, se propone terminar con la malnutrición en la Argentina: optimizando el proceso de distribución de alimentos.

En cinco años proyectan rescatar 28,7 millones de kilos de alimento en beneficio de 239.000 personas.

¿Por qué es un modelo autosustentable? Se cobra a los comedores una suma de entre cinco y diez pesos por kilo de comida, para solventar los costos de logística y operación de Nilus.


Señas en acción
Signalo es una app multiplataforma (aplicación y web) que se podrá descargar gratis para que Sigu, un personaje animado o avatar que hace de intérprete, traduzca palabras en voz (en vivo o grabadas) y texto al lenguaje de señas.

Los destinatarios directos de esta idea ganadora serán las 70.000 personas sordas que hoy usan la lengua de señas en Argentina y su entorno familiar. Pero la ONG proyecta que en tres años cualquier persona podrá usar Signalo para comunicarse con ellas en lengua de señas.

Fuente:

Diario Clarín