Fake News, metástasis esparcida por las redes sociales

En los últimos años las fake news (noticias falsas es la traducción) están en boca de todos, pero a pesar de esto, gran parte de los consumidores las comparten o comentan como si fueran noticias reales. Si bien a lo largo de la historia ha habido desinformación, el siglo XXI es testigos de una “guerra de desinformación”, consecuencia de las nuevas tecnologías, que hacen que la viralización de las mismas sea mucho más fácil y peligrosa. Hoy en día es muy fácil manipular y fabricar contenido falso, permitiendo que distintos actores con intereses puedan usar propaganda, redes sock-puppets (identidad falsa), ejércitos de trolls o manipular audio y video para desinformar.

Realizando un viaje en el tiempo, podemos remontarnos a los tiempos romanos, cuando Marco Antonio conoció a Cleopatra, y Octavio lanzó una campaña propagandista contra él, diseñada para manchar su reputación. La misma consistio en pequeños eslóganes escritos sobre monedas diciendo que Antonio era un borracho y mascota de Cleopatra corrompido por su affair con ella. Algunos dicen que esta jugada hizo Octavio se convirtiera en Augusto, el primer Emperador Romano, sus “fake news” le permitieron hackear el sistema republicado.


Fake News, Gutenberg y la desinformación

Posteriormente con Gutenberg y la aparición de la prensa escrita, se amplió la diseminación de la desinformación, como por ejemplo en 1835 The New York Sun publicó seis artículos afirmando el descubrimiento de vida en la Luna, en donde hasta acompaño ilustraciones de esos supuestos humanoides.

En el siglo XX, con la llegada de la radio y la televisión, las satiras de noticias “evolucionaron” y muchas veces fueron confundidas y tomadas como reales por los consumidores. Finalmente, la llegada de internet, seguido por las redes sociales en el siglo XXI, multiplicaron considerablemente el riesgo de la desinformación, propagando y fraudes. Hoy en día, tanto las fakes news como las noticias erradas se vuelven virales a través de la distribución peer-to-peer, mientras que las satiras de noticias no son entendidas como tales, o en muchos casos tomadas como reales por aquellos usuarios de las redes poco despiertos.

Para entender un poco de donde viene esta “guerra de la desinformación” es necesario conocer los contextos en donde se fueron dando las fake news a lo largo de la historia. A continuación vamos a mostrarte algunos casos.

1917 – La fabrica de cuerpos alemana

La propaganda británica se enfocó en demonizar a sus enemigos alemanes durante la Primera Guerra Mundial. Los diarios The Times y The Daily Mail, publicaron que debido a la falta de grasa en Alemania por el bloqueo marítimo por parte de los británicos, los alemanes se vieron forzados a usar los cuerpos de sus propios soldados y derretirlos para conseguir grasa y comida para los cerdos. Esto tuvo repercusiones en la Segunda Guerra Mundial cuando las atrocidades cometidas por los alemanes salieron a la luz, pero que en un principio se dudaron si eran ciertas ya que recordaban las falsas noticias de los diarios.

1938 – Guerra de los Mundos

Este radioteatro engañó a muchísimos oyentes que creyeron que la tierra era atacada por seres de otro planeta.

1947-1991 – La Guerra Fría

Durante este periodo, la radiodifusión internacional intentaba convencer a la población para que tomase algún bando.

1998 – The Onion comienza a publicar online

El sitio estadounidense de sátira de noticia comienza a publicar historias que mas tarde fueron confundidas como reales, sobre todo cuando las fake news comenzaron a aparecer en Facebook. En el 2012 publicaron que Kim Jong-Un fue nombrado como “el hombre más sexy vivo del 2012”, los diario People’s Daily y Korean Times creyeron esta elección e informaron sobre ese nuevo “titulo” obtenido. Posteriormente el hashtag #NotTheOnion se comenzó a usarse para historias que eran ciertas pero que tranquilamente podían pasar por parodia.


2003-2011- La guerra de Iraq

Cuando las tropas estadounidenses invadieron el país luego del 9/11, The New York Times publicó una seria de artículos afirmando que Iraq poseía armas de destrucción masiva. El episodio fue conocido como “Weapons of Mass Distraction” y en el 2004 The New York Times publicó una disculpa por esos artículos.

2015 – Televisión Egipcia

Como evidencia de la guerra entre Russia y Syria, un presentador de noticias de televisión mostró imágenes de como atacaban las tropas de Putin, que resultaron ser parte de un video juego ruso que tenia más de cinco años en YouTube.

2016 – Elecciones Estados Unidos

Dias previos a las elecciones, la gente compartió en Twitter casi la misma cantidad de fake news y noticias reales, pero una en particular comenzó a circular con mucha fuerza, la cual declaraba que Hillary Clinton encabezaba un círculo sexual que incluía menores. Por otro lado, Facebook declaró que una operación con base en Rusia, gastó más de $100 mil dólares en miles de anuncios en redes por un periodo de dos años. Posteriormente una investigación del New York Times y FireEye, compañía de cyberseguridad, dijeron que operadores rusos hicieron perfiles de “falsos americanos” en Twitter y Facebook, e usaron miles de bots para postear mensajes contra Clinton.

2016 – Facebook anuncia que marcará a las fake news

Luego de que acusaran a la red social como facilitadora para la viralización de las noticias falsas, el CEO Mark Zuckerberg inicialmente desestimo que compartir las fake news hayan influido en las elecciones de Estados Unidos. Sin embargo la compañía anuncio que colaboraría con chequear los hechos para combatirlas así como también haría más simple reportarlas. En enero de 2018, Facebook se aparto de la idea de incluir noticias en su “newsfeed”, luego de que experimentos demostraron que ayudan a viralización de noticias falsas.


2018 – Cambredge Analytica

En marzo de este año, un denunciante reveló a The Observer, The New York Times y Channel 4 News, que datos de millones de perfiles de Facebook fueron usados por la universidad de psicología de Cambridge y una red de negocios que operaba bajo Cambridge Analytica, una compañía especializada en el análisis de datos y el enfoque especifico de mensajes políticos de acuerdo a cada perfil.

Utilizó los datos durante la campaña presidencial del 2016 para enfocar mensajes, propaganda y noticias falsas de acuerdo a los gustos de los perfiles de usuarios. A raíz del escandalo la compañía declaro que trabajo para mas de 200 campañas intenacionales, incluyendo Argentina, Nigeria, Kenya, India y la Republica Checa. Pero el denunciante también dijo que “hicieron trampa” en el Brexit del 2017.

Fake news, metástasis que nos afecta a todxs

Hoy en día formamos parte de un mundo con propagandas en las pc, redes sock-puppet esponsoreadas por estados, ejércitos de trolles, y tecnología que puede copiar sitios de noticias verdaderos y manipular audio y video para generar representaciones falsas o de acuerdo a intereses. Todo este nuevo “ecosistema” también permite a los usuarios sentirse libres para crear sus propios “hechos”.

Tambien es real que la actual crisis de la desinformación incluye la “militarización” de la información por parte de muchos gobiernos, el riesgo de esta lucha por la desinformación es que todas las partes se contaminan al acusarse mutuamente de hechos falsos; pero también el riesgo de ser expuesto es grande tanto para las compañías que realizan estos trabajos como para sus clientes, un ejemplo es Cambridge Analytica.

Por esta razón, antes de compartir una noticia es necesario “chequearla” para verificar que no es algo inventado y que solo busca desinformar, muchas veces basta con leer la URL donde esta publicada o simplemente googlear y ver si esa noticia aparece en algún medio con respaldo periodístico, científico o que citen las fuentes oficiales.


Fuente:

Por Nicolas Eliceche para Clapps.

Nota original click aqui.